viernes, 7 de diciembre de 2012

¡Cielos! ¡Premiados y sellados!

Ya lo podemos decir, y hasta escribir, sin miedo a precipitarnos. Ya es oficial. Tan Oficial como esta Escuela de Idiomas, donde fue gestado, o el Boletín del Estado, donde aparece escrito. Este blog que tienes ante tus ojos ha recibido (¡toma aire!) el Sello Europeo para las iniciativas innovadoras en la enseñanza y el aprendizaje de las lenguas 2012 de la Presidencia de Programas Educativos Europeos. ¡Cielos! (1) ¡Premiados y sellados! Todo en uno.

La sorpresa ha resultado mayúscula porque ni siquiera fue nuestra la iniciativa de optar al mencionado Sello. Fue Esther Lozano, la Directora de la E.O.I. nº 1 de Zaragoza, la que nos tiró los tejos en mitad del verano para presentarnos a un concurso del que no teníamos conciencia y ni tan siquiera conocimiento. Recuerdo que en el correo de respuesta escribí un ¿Por qué no? a finales de julio, que supuso dedicar (hasta hace poco había sido condenar) los últimos días de agosto a redactar fichas y folios de literatura educativa (objetivos, metodología, población… anexo I, anexo II…). En fin, esos floridos menesteres que tanto alivian el verano de los docentes. 

El cronómetro se puso en marcha el 7 de septiembre y, tic-tac tic-tac, después de recibir una comunicación a finales de octubre en la que se nos pedía completar una nueva ficha, empezó el runrún de los rumores, y supimos guardar toda la prudencia de la que somos capaces. Lo nuestro nos costó. Volvimos a la carga: contexto, descripción, objetivos, desarrollo, metodología, evaluación, conclusiones… Andrés Guerrero, aprovechando esa hora de más que da el cambio al horario invernal, del 27 al 28 de octubre, dio el visto bueno. Y remiramos la convocatoria para ver en qué consistían los premios y en dónde nos habíamos metido. 

Porque presentarse a un concurso es siempre asunto fácil. Que se fijen en uno, pasar el casting y que te concedan un premio ya depende de variados factores aleatorios. Oficialmente, con las bases en la mano, habrán tenido en cuenta aspectos tales como “que la iniciativa tenga un enfoque amplio, que aporte un valor añadido, y que sea motivadora, original, creativa, con dimensión europea y transferible”. Suena brillante. Pero sabemos que, además, hay que añadir los particulares gustos del jurado, el número y condición de los presentados, más un componente de azar y un poso de misterio. 

El resultado ha sido un quinto premio, por detrás, entre otros, de la Escuela de Hostelería de Alcalá de Henares y un punto por delante de un colegio de Torredembarra. El dinero se repartía entre los tres primeros, así que nos quedamos exclusivamente con el Honor, todavía libre de cargas fiscales, y con el ahorro que supone no tener que decidir en qué gastar un cheque de 4.000 euros. Para hacerle una idea de lo que representa, a mi padre le he dicho que sería como si un equipo modesto, llámese Betis o Real Zaragoza, resultara clasificado para la Liga de Campeones… y llegara a semifinales. Creo que así lo ha comprendido, porque se le iluminaron los ojos. 

Todos los programas educativos se llenan en las últimas décadas, ley tras ley, con rimbombantes palabras como solidaridad, igualdad, cooperación, tolerancia… Por el contrario, la realidad educativa española, con pocas excepciones, sigue obcecándose con estándares propios de la meritocracia y volcando todo el peso en los contenidos. Cuando llega la hora de evaluar, las actitudes y los valores se desdibujan. En este blog atópico, atípico y utópico, los estudiantes no compiten, se expresan; y los profesores no califican, facilitan. Lo que prima es justamente lo que tantas veces se olvida. Premios como el que hemos recibido probablemente no nos den una motivación extra -como dice el (u)tópico-, pero al menos te reconcilian con lo que crees. 

Para un momento como este, he tenido que revisar la antología de discursos de agradecimiento. Estaba la opción de focalizar el logro en uno mismo, con algo así como Algunas veces, los sueños se hacen realidad… pero no es nuestro caso, porque ni en sueños visualizamos jamás que este proyecto, esta empresa, aventura o lo que sea que sea, iba a terminar recibiendo en la capital del reino el reconocimiento de los Departamentos de Educación europeos. Así que queda descartada. 

Está la opción de focalizarlo en el partenaire: Andrééééééésss... Y queda la cortesía pública de agradecer a los miembros del Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos que hayan depositado en este blog la confianza de sus 23 puntos. Así lo hacemos. 

Y la más socorrida vía, la de los agradecimientos personales. Aquí la lista no es ni larga ni protocolaria. Se divide en dos. Gracias a los que han creído y nos han apoyado desde el principio de los tiempos. Y gracias en especial a los que no lo han hecho o se confundieron, porque nos ha servido para ser mejores. Ahí no falta nadie. 

Sería injusto dar también las gracias a todos los alumnos y compañeros que han creado el blog desde su creación en octubre de 2008, porque darles las gracias sería quitarles el auténtico protagonismo. A todos ellos hay que darles la enhorabuena. Enhorabuena a Pilar Monreal, porque ha sabido estar siempre en primera línea. A Eva y a Reyes, que estuvieron en los inicios. Enhorabuena a Isabel Moreno Fernández, atenta lectora desde Barcelona, siempre presente cuando creemos que no hay nadie al otro lado. Enhorabuena a los que dibujaron gatos, a los que quisieron hacerlo, a los que nos enviaron canciones, postales, recetas, fotos, traducciones. A los que escribieron sus opiniones, comentarios, cuentos, historias, viajes, reseñas y presentaciones. Cuando personas así ganan, nunca hay perdedores. El premio es de todos. Vuestro; con uve de victoria, con uve de vuestro. 

Mentiríamos si dijéramos que hemos tenido que apartar sacas de telegramas para entrar en casa o que no hemos dado abasto contestando correos de felicitación. Han sido suficientes y selectos. Reproduzco uno: “Me alegro mucho del premio al blog, no os merecéis menos, es todo un lujo para vuestros alumnos semejante dosis de creatividad, juego, compromiso, conexiones y sentimientos. Puro arte y pura generosidad, lo mejor para estar vivos y abiertos”. Nos quedamos con esa frase, y con esa otra idea de cosecha propia, extraída del apartado de Conclusiones, y que tanto le gustó a Piluca, la de querer huir de la grisura para “cambiar el tantas veces anodino estado de las cosas”. 

Mientras todo esto sucedía, en la noche del domingo pasado el blog superó las 100.000 visitas, que es algo así como si el cuentakilómetros volviera a ponerse a cero. Ahora mismo, ni siquiera el cielo (2) es el límite de este viaje, sino nuestra nube particular, nuestro estado actual y nuestra esencia natural. 


Notas al pie:

(1) Cielos. interj. U. para denotar sorpresa, asombro o sentimientos similares. 

(2) Cielo
“Es difícil imaginar que nada podría ser tan emocionante ni tan divertido… 
Cielo, cielo es un lugar, un lugar donde nunca pasa nada, nunca pasa nada” 
Heaven,
Talking Heads

23 comentarios:

Javier Brox dijo...

No es buen momento para felicitaros por el blog, porque también sin sello y premio os mereceríais la felicitación. Así es que aprovecho para hacerlo por vuestra excelente! existencia. Bueno, y también os felicito un poco por el premio, no os penséis que me ilumina la envidia.

El Extranjero dijo...

Sabes que tienes ganada una parcela en el cielo, y que al menos dos dientes del sello son enteramente tuyos. Gracias, colega.

Gelovira dijo...

Quiero yo también resaltar en negrita el nombre de uno de los artífices más entregados y creativos del blog, Ricardo Duerto, sin el cual no hubiera sido posible este premio, ya que él, en su generosidad, ha elaborado el documento de presentación del blog para el concurso, redactando la historia del mismo desde sus orígenes, seleccionando muestras de todo lo que en él se contiene, y, lo que sin duda es la parte más árida, plasmando la parte “burocrática” necesaria de objetivos, contenidos, etc... todo aquello que nuestras autoridades educativas exigen a la hora de presentar un trabajo de este tipo. Chapeau, de nuevo, Ricardo, por tu dedicación y buen hacer y mi más efusiva enhorabuena.
Y gracias, Extranjero, por esta entrada en el blog y por esa música que la cierra como broche de oro y que realmente nos transporta hacia el cielo.

Elefthería Samará dijo...

¡Enhorabuena por haberos presentado al concurso y enhorabuena por haber ganado un Sello Europeo! El trabajo dedicado a este blog se lo merecía.
Y como el premio tiene que ver con la enseñanza y el aprendizaje de las lenguas en el ámbito europeo, me gustaría añadir el término en griego y, ¿por qué no?, proponer que se busque la traducción del mismo en todas las lenguas que andan por la E.O.I. nº 1 de Zaragoza: os habéis premiado con el Ευρωπαϊκό Σήμα Γλωσσών για καινοτόμα προγράμματα διδασκαλίας & εκμάθησης ξένων γλωσσών. Nada más y nada menos.

Elefthería

El Extranjero dijo...

Gelovira: ¡¡Tú sí que vales!! Nos vemos en la siguiente ronda. Pago yo ;-) Me encanta que te encante la canción.

El Extranjero dijo...

En griego suena mucho más brillante aún. Y enhorabuena, porque a ti también te toca.

Gelovira dijo...

A lo que yo añadiría que también suena esplendoroso, elegante, misterioso (al menos para los que usamos caracteres latinos), lleno de resonancias épicas, filosóficas, poéticas... ¡Qué bello es el griego, Elefthería!

Elefthería dijo...

¡Gracias Gelovira! Pero, a veces, el griego moderno hablado suena más tajante, al menos para los hispanoablantes, como si estuviéramos discutiendo continuamente. Y a lo mejor hay algo de verdad en esa apreciación.

Y si me toca un pedacito pequeñito pequeñito, extrrr..., será gracias a vosotros.

El Extranjero dijo...

Las dos tenéis mucho de divinidades griegas. Como Atenea y Artemisa, por ejemplo, diosas olímpicas y, sobre todo, hermanas.

Elefthería dijo...

Si no le importa a Gelovira, yo me quedaría con las cualidades de Artemisa. Creo que Atenea tiene muchas más, que implican también mucha más responsabilidad...

An Arco dijo...

Hola a tod@s!!
De vuelta de este puente campestre y frío, me he encontrado con una larga entrada y con un montón -más de los habituales- de comentarios y todos "positivos". Me encanta!!!
No puedo aportar ni una palabra más a cuanto El Extranjero ha escrito; no puedo aportar ni un punto más ni de emoción ni de sorpresa a las que él ya ha expresado; no puedo añadir a nadie más que se merezca estar entre los implicados que no se haya nombrado. Así que solo estas líneas para confirmar que todo cuanto El Extranjero ha dicho es también parte de mis sentimientos como "parte contratante de la primera parte".
Si tengo ganas -que por el momento hay pocas- intentaré expresar más adelante en alguna entrada futura mi versión de esta realidad que, en este momento, solo inclina al gozo y a la alegría.
Nos tomaremos unas cañitas en los madriles a la salud de todos.
¡¡¡Va por Uds.!!!
Abrazos

Anónimo dijo...

A salvo de pequeñas envidias y lejos de tristes rencillas, expongo mi admiración por alguien que además de maestro es compañero de viaje.Ójala me honraras con tu amistad, porque eso , ni se compra ni se vende, se gana. Desde un anonimato que no es cobarde, sino humilde, mi más sincera enhorabuena, "persona de otro país".

Annie iglesia dijo...

Sincères Félicitations! Enhorabuena por este premio y sobre todo por vuestro buen hacer, por las entradas tan interesantes y bonitas que nos ofrecéis y por la excelente participación de vuestros alumnos!

El Extranjero dijo...

La parte "subcontratada de la primera subparte", es decir, yo mismo, se complace de leerte, An Arco, en tu versión más torera. Acabaremos en Las Ventas en un mano a mano, ya verás.

El Extranjero dijo...

Que todos los anónimos sean como el tuyo y todos los Anónimos como tú. Desde mi más humilde desconocimiento, muchas gracias.

El Extranjero dijo...

Mil gracias, Annie. Te echábamos de menos. Ya ves, hay loterías que sí que tocan ;-)

El Extranjero dijo...

Quizás Gelovira prefiera ser Artemisa. Eso ya lo habláis entre vosotras... aunque a veces Arte y Naturaleza son intercambiables.

Gelovira dijo...

Si en Las Ventas os topáis con un toro "crecido", metedle una buena estocada de parte de todos los enseñantes de España. Así, habréis completado la "faena".

Concha dijo...

Enhorabuena por ese merecidísimo premio para el blog donde siempre está pasando algo. Porque cada día, sea laboral o festivo, haga sol o llueva, incluso en algunos periodos vacacionales, tiene una nueva entrada, con su texto de rigor y, a menudo, también con una bonita foto para ilustrarla. Enhorabuena a quienes lo forman y a quienes le dan forma. A los profesores y a los alumnos que aportan sus trabajos para convertirlo en un ejemplo de creatividad y de convivencia entre muchas de las lenguas y las culturas del planeta. Me alegro mucho de que os hayan dado este premio y de que el Sello Europeo recaiga en un colectivo tan amplio y variado como el vuestro, en el que todo el mundo suma y nadie resta. Que vuestro cielo se pueble de “horizontes perfumados y de un presagio de cometas”.

El Extranjero dijo...

Así lo haremos, Gelovira. Faena de aliño para Toro Bravo. Fdo.: Jerónimo.

El Extranjero dijo...

Lo has dicho bien, Concha. Llueva, relampaguee o truene, que de todo ha habido. Y caiga quien caiga. Así, en subjuntivo, que es nuestro sino profesional y destino universal. Y sin que, de momento, el cielo se haya desplomado. Bienvenida a la fiesta.

María Ubieto Callau dijo...

Estaba hoy repasando la página de educaragon para ver si había algo de interés para nuestra EOI en Monzón y resulta que sí lo había. El sello europeo es lo de menos (o lo de más). La gran sorpresa, el gran regalo para los que nos dedicamos a la enseñanza es este blog. Me encanta la idea, y eso que aún no he tenido tiempo de meterme en todo. Sé que detrás de cada texto, cada historia hay mucho, mucho, mucho trabajo de todos, profesores y alumnos. Enhorabuena a todos. Me voy a curiosear más.

El Extranjero dijo...

Hola, María. Como bien dices, el Sello Europeo es lo de menos. Lo de más son reacciones como la tuya. Doblemente emocionantes: En primer lugar, porque observamos que la gente tiene el gatillo fácil para señalar el más mínimo borrón y nos cuesta mucho más tirar del reconocimiento. En segundo lugar, este gremio nunca ha sido muy dado a los halagos. Así que cuando leímos tu comentario, la víspera de la recogida del premio en Madrid, en el bar El Brillante, nos supo incluso mejor que el bocadillo de calamares del que dábamos cuenta. Curiosea todo lo que quieras, que te lo has ganado, y para eso está. Un abrazo grande.